Ventajas y Propiedades de la madera

Ventajas

Lentamente las construcciones de madera avanzan en España gracias a las nuevas tecnologías de tratamiento de la madera.

Limitada por una serie de prejuicios, la arquitectura en madera todavía está poco desarrollada. Pese a lo que dicen sus detractores, se trata de un material muy seguro que casi no requiere mantenimiento. Las estructuras de madera son mucho más resistentes al fuego que las de acero. Y existe una gran cantidad de tratamientos que impiden que se biodegraden.

La madera también destaca por ser ecológica y por su calidad expresiva. Además es muy gratificante para los sentidos: su aroma es agradable, su textura se aprecia a nivel del tacto y visualmente, aporta calidez.

Los arquitectos no entienden por qué la durabilidad y calidad de la madera es aún cuestionable, ya que «siempre han existido elementos de madera. Cualquier vivienda de más de 80 años tendrá vigas y pies de madera».

Estructuras de madera

La estructura de madera en una vivienda refleja una casa que respira. La madera absorbe y expulsa la humedad regularizando así ambiente interior.

Propiedades que favorecen las casas con paredes que contienen elementos de madera:
Humedad: La cantidad de madera es un regulador y un estabilizador natural de la humedad ambiental.
Filtración: La pared con elementos de madera es un eficaz filtro de aire.
Silencio: Dichas paredes absorben muy eficazmente ruidos y crean un ambiente tranquilizante.
Temperatura: Una pared de madera maciza aísla el calor.
Electromagnetismo: El edificio de madera maciza no altera los campos eléctricos naturales. Es de beneficio para persona con insomnio y enfermedades cardiovasculares.

El aislamiento utilizado permite ahorrar hasta un 40% en calefacción y aire acondicionado, porque son casas más calientes en invierno y más frescas en verano.

La calidez de la madera


Las tres virtudes de la madera son más que evidentes: calor, belleza y decoración. La amplitud de los espacios, la higiene y la belleza que otorga un material natural como la madera son ventajas incuestionables, por no mencionar su resistencia al paso del tiempo y su capacidad aislante.

La tarima, por ejemplo, es uno de los suelos de madera más cómodo. Al no entrar en contacto directo con el suelo, ya que las piezas que lo conforman van montadas sobre rastreles, es fácil sustituir las láminas deterioradas por otras nuevas, sin tener que 'hacer obras' en casa.

Dependiendo de las necesidades y ambiente que quiera crear en tu hogar, así tendrá que elegir el tipo de madera para la tarima, muebles, puertas, etc. Tenga en cuenta primero que las maderas más comunes, como el pino, roble, el haya, o el cerezo, son más baratas que las tropicales, pero que éstas son mucho más resistentes a la humedad, circunstancia que deberá tener en cuenta dependiendo del lugar donde esté tu casa.

Respecto a los tonos, las maderas oscuras, por lo general, otorgan clasicismo al ambiente general de la casa, mientras que la madera de color claro es la más adecuada para viviendas con toques más desenfadados. Una casa clásica optaría por el nogal, cerezo o roble; mientras que una vivienda más moderna recurriría a maderas de pino, fresno o haya.

Complementariamente también podemos agregar que la madera también contribuye a crear un “clima interior“ agradable:
El “clima interior” es una definición abstracta que tiene varios componentes: la temperatura, gradientes de temperatura, humedad del aire, renovación de aire, presencia de sustancias químicas en el ambiente interior, olores, polvo y otras partículas, etc


La madera da buena respuesta a la mayoría de los factores enunciados y además, tiene gran capacidad de funcionar como regulador de la humedad. La madera expuesta puede absorber cierta cantidad de humedad del ambiente y luego “devolverla” cuando baja la humedad relativa.
En realidad es difícil medir este efecto pero es cierto que contribuye a sentir el clima interior como más confortable.


La madera al interior puede tener un cierto olor, pero ese olor es considerado por la mayoría de la gente como agradable y no tiene ningún efecto nocivo sobre la salud.


En síntesis, desde el punto de vista de las emisiones, la madera es un material predecible comparado con otros materiales sintéticos que contienen elementos químicos con mayor poder contaminante.
Tiene capacidad de absorber el sonido y se percibe como cálida al contacto con la piel (los pisos de madera se sienten siempre cálidos).
Todo lo señalado contribuyen a concebir la madera positivamente como material de uso al interior, crea confort y tiene valor estético y buen olor.

La madera es el producto de menor costo ambiental

Además de ser una de las materias primas más versátiles (está en unos 10 mil productos) y usarse en volúmenes gigantescos, pensar en el reemplazo de la madera tiene también consecuencias ambientales.

La madera es renovable; la mayoría de sus sustitutos no lo son; la madera es reciclable y biodegradable; varios de sus principales sustitutos no lo son. Esto es, porque producir una pieza de acero laminado requiere 19 veces más energía que su equivalente en madera, la emisión de efluentes para un muro es 40 veces superior en acero y la emisión de CO2 es más del doble en la producción de un muro de acero que uno de madera.

La producción de madera, aparte de ser útil para la sociedad, actúa como almacén de carbono purificando el aire y contribuyendo a la reducción del efecto invernadero. Los procesos de producción y transformación de la madera consumen menos energía que los procesos productivos de otros materiales. Si a esto añadimos que mucha de la energía que consume proviene de sus propios residuos el resultado final es que la industrialización de la madera incide positivamente en la reducción de la demanda de combustibles sólidos. En el caso de la madera se pueden aprovechar incluso las cenizas devolviéndolas al campo como fertilizantes.

Desventajas


En cuanto a los inconvenientes, están el desconocimiento por parte de la sociedad y de la Administración y los prejuicios existentes entre la población.

Contacto | Quiénes somos | ©2013 Madesant, Madera y Calidad